Experiencias en la escuela

Rapunzel y el 24 de Marzo – o cómo los niños y niñas de Primer Grado (se) explican crímenes como la apropiación de bebés en la dictadura-

Esta tarde, en la escuela, los nenes y nenas de Primero compartieron lo averiguado en casa sobre la última dictadura militar, lo comentaron entre todos y con las maestras, para luego realizar una producción plástica con sus nombres y sus huellas digitales. Tuve la hermosa oportunidad de escuchar sus relatos y opiniones.
Uno de los nenes re-narra (con cara, gestos, manos) lo que le había contado su mamá:
– “…Que era chiquita y que había unos militares malos que querían mandar ellos nada más y a los que no hacían lo que ellos decían los metían en la cárcel, los mataban, los hacían desaparecer…solamente se podía hacer lo que ellos decían…No podías leer los libros que querías o escuchar los cantantes que querías…”. 
Una nena acota:– “Y a los desaparecidos los tiraban al río”. 
Otra nena: -“Y a las mamás que se llevaban embarazadas les quitaban a sus hijos y se los daban a otras personas…”. 
Much@s chic@s intervienen. En este punto, la seño les recuerda la charla previa que habían tenido sobre la lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, a lo que asienten consignando los pañuelos blancos, lo que vieron y escucharon en sus casas, etc…
Y en ese momento, el nene que había hecho el primer relato, dice:
– “¡Como Rapunzel! Que cuando es bebé y está en la cuna, la Bruja la roba y le hace creer que es su hija y la encierra en la torre! Y ella descubre cuando es grande que todo es mentira cuando ve un cuadro de ella de chiquita y las coronas y se da cuenta quiénes son sus “pardes” de verdad”. 
Varias nenas empiezan a agregar más detalles: “Rapunzel tenía un techo con estrellas (luces flotantes! dice otra) que era igual al que tenía de bebé…Y eso la hizo acordar de dónde era, sospechó y se dió cuenta que no era hija de la Bruja!”. 

La seño integradora apunta que también habían charlado de una historia muy similar, la de Juan, un nieto recuperado, que cuando estaba en manos de sus apropiadores, siempre soñaba que se llamaba Juan y que fue lo primero que lo hizo dudar de ser quien le decían ser…
L@s chic@s siguieron muy interesad@s en contar con mucho detalle la historia de esta princesa que les había impactado en ese lugar, tan difícil, tan doloroso de ser separados de la familia y el ser engañados sobre el origen verdadero…
Las grandes que estábamos en ese aula no salíamos del asombro, de la admiración, de la alegría de escuchar lo que se decía y cómo lo decían. Niños y niñas de cinco y seis años que tramitan hechos tristes y abominables de la historia a través de un cuento de hadas…Niños y niñas que encuentran recursos con los que explicar y explicarse creativamente tanto horror. Niños y niñas de los que aprendemos, que nos enseñan…

Una Jornada de la Memoria muy especial en la escuela.rapunzel en colores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s