“¡Sígueme! (una historia de amor que no tiene nada de raro)” de José Campanari y Roger Olmos

Había una vez una selva donde vivía un elefante gordo y gris, con una trompa larga, dos orejas enormes, un rabo pequeño, cuatro patas cortas…

Un elefante gris con lunares morados ¡que no tenía nada de raro!

hormiga-y-elefante-2-3-copia

Todas las tardes de primavera, el elefante se sentaba al borde del camino de las hormigas para verlas pasar. Por la mañana, las hormigas salían de su hormiguero y, por las tardes, regresaban cargadas de cosas que encontraban por aquí y por allá.

Cuando ya el verano llegaba a su fin, el elefante se dio cuenta de que no volvería a ver la hormiga hasta después del invierno. Entonces se puso un traje a cuadros con chaquetas de botones, y se sentó a esperar a la hormiga negra para declararle su amor (el traje le quedaba pequeño porque había engordado, pero eso no le importaba).

La hormiga, que ya había notado las miradas del elefante, llegó cargando una hoja que decía:

     SÍGUEME.

El elefante, ni lento ni perezoso (porque estaba contento), la siguió.

La hormiga caminaba, el elefante caminaba… Y, camina que camina, llegaron hasta la puerta del hormiguero.

Cuando todas las hormigas entraron, el elefante también entró (primero la trompa, luego el cuerpo)…

Entró y cayó en medio del hormiguero (por suerte, las hormigas ya estaban en sus habitaciones y no aplastó a ninguna).

El elefante comenzó a mirar las puertas, pero eran todas iguales.
Entonces vio una hoja, a modo de felpudo, que decía:

SÍGUEME

¡Y la hoja desapareció bajo la puerta! Sin pensarlo dos veces, el elefante abrió la puerta y vio

De pronto, un botón de la chaqueta del elefante saltó por los aires.

Ni lento ni perezoso (porque era el botón que le tapaba el ombligo), se puso a buscar entre las piedras, por las copas de los árboles… Cansado de buscar y rebuscar, volvió al camino para encontrarse con la hormiga.

Miró a la derecha, a la izquierda, delante, detrás… y se dio cuenta de que no estaba.

Lento y perezoso (porque estaba un poco triste), siguió caminando, mirando al suelo.

De pronto, la trompa tropezó con algo que había bajo un árbol… ¡Un costurero!

Sin pensárselo dos veces, el elefante levantó la tapa y vio agujas, hilos, tijeras, dedal… y, en medio de todo, un botón que se movía hacia el fondo del costurero.

En lugar de agujeros, el botón tenía un letrero que decía:

SÍGUEME.

Con su traje de tres botones, el elefante se metió en el costurero (primero la trompa, luego el resto del cuerpo).

Ni lento ni perezoso (con cuidado de no enredarse en los hilos ni pincharse con las agujas), llegó al fondo del costurero y encontró…un camino largo (con un horizonte en el fondo), bordeado de árboles, árboles de hilo…y en medio del camino, una hormiga con un botón que decía:

SÍGUEME.

La hormiga caminaba y el elefante caminaba… Al cabo de un rato, el elefante, que tenía mucha sed, decidió buscar una fuente (no sabía que en el fondo de los costureros no hay de esas cosas).

Cansado de buscar y rebuscar, volvió al camino para encontrarse con la hormiga.

Miró a la derecha, a la izquierda, delante, atrás…y se dio cuenta de que no estaba.

El elefante siguió caminando, mirando al cielo y de pronto, colgada en la rama de un árbol, encontró…¡una botella de agua!

El elefante, ni lerdo ni perezoso (porque tenía sed), tomó la botella y dentro vio…¡una hormiga negra! con una malla amarilla, gafas para bucear, tres pares de aletas, gorro y un letrero que decía:

                                   SÍGUEME.

Sin pensárselo dos veces, el elefante se metió en la botella (primero la trompa, luego el resto del cuerpo), y empezó a nadar detrás de la hormiga, sacando, de vez en cuando, la trompa para respirar.

La hormiga nadaba, el elefante nadaba…Como nunca había estado en una botella, el elefante se distraía con todo lo que pasaba flotando: un pez mariposa, una mariposa caracol, un caracol rana…

Al cabo de un rato, el elefante se acordó de la hormiga. Miró a la derecha, a la izquierda, arriba, abajo… y se dio cuenta de que no estaba.

Lento y perezoso (porque estaba muy triste), buceó hasta el fondo de la botella y se sentó en una roca.

Entonces se acercó una caracola.

La tomó y la puso cerca de su oreja…

Pero del fondo de aquella caracola no llegaba el sonido del mar, sino una voz lejana que decía:

                                               SÍGUEME

El elefante, ni lento ni perezoso (porque estaba muy enamorado), se metió en la caracola (primero la trompa, luego el resto del cuerpo). Y, dando vueltas y vueltas, llegó hasta el fondo, donde lo esperaba aquella hormiga negra con cintura de avispa.

Desde ese día, en una caracola que está en el fondo de una botella, que está al borde de un camino, que está en el fondo de un costurero, que está en la habitación de una hormiga, que está en un hormiguero en medio de la selva…

Ahí, una hormiga negra y un elefante gris viven una historia de amor (con cintura de avispa y lunares morados).

¡Una historia de amor que no tiene nada de raro!

Este cuento fue escrito por José Campanari e ilustrado por Roger Olmos y fue publicado como libro-álbum en 2007 por la Editorial OQO en España.

Llegó hace varios años a las escuelas argentinas como parte de las Bibliotecas del Aula del Plan Nacional de Lectura.

 

El escritor José Campanari relata su propio cuento

Entrevista al ilustrador Roger Olmos

Acerca de habíaunaveztruz

Me llamo Lorena Udler. Nací, me crié y trabajé casi siempre en Rosario, Argentina. Soy docente en la escuela primaria pública, trabajé muchos años como maestra de grado, directora y ahora como supervisora. Me gusta leer y escribir desde niña. Mi familia me trasmitió el gusto por los libros, las bibliotecas y el cine. Cuando empecé a trabajar como maestra, aprendí mucho con mis alumnos y alumnas sobre nuevos textos y otras maneras de crearlos, inventarlos y jugar con ellos. Gracias a lxs chicxs mi interés por la literatura aumentó y conocí más autores de la llamada “infantil y juvenil”. Todo esto me entusiasmó y me llevó a estudiar el postítulo de Literatura Infantil de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. La divulgación y la generación de espacios de promoción de lectura es uno de los motores principales de mi trabajo y en este blog. También me gusta mucho cantar y, por esa razón, he incursionado en la interpretación de música popular hace unos años. Todas las expresiones del arte embellecen mi vida. El cine y la plástica también son parte de mi pequeño universo. Así como la idea de que esta belleza necesita de justicia e igualdad de acceso para todxs es uno de los nortes de mi estar y mi hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

habíaunaveztruz

apuntes, comentarios, ideas sobre literatura infantil

La memoria y el sol

LIJ - Ilustración

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: