Un día en la escuela: Marzo 15, del Maestro Luis F. Iglesias.

Luis Fortunato Iglesias, el “Maestro”, quien ejerció como docente en la Escuela N° 11 de Tristán Suárez durante muchos años, nos cuenta sobre el primer día de clases en su libro “Diario de ruta”.

dia_escuela_1

Marzo 15

La casita, blanquísima de cal, nos espera fresca y erguida bajo el inmenso eucalipto. Ellos han llegado ya, antes que nosotros, y escoltan con sus gritos y risas los últimos tramos que recorre jadeando nuestra chatita Ford, colmada también de niños y voces. Descendemos después de haber inaugurado la mañana de cristal, espumosa en lejanas bruma, resplandeciente en el verde-amarillo de los maizales estupendos de este año, altos y densos de espigas. Otra vez recogimos el saludo de la viejecilla del camino y el olorosos frescor del monte de paraísos entre cuyos troncos oscuros nos esperará la dulce Lilian, todos los días, y el brusco vuelo inicial, encadenado, de los pájaros que otean la salida del sol acuclillados entre el ramaje de los talitas; y recogimos también las imágenes ya familiares, imborrables, de las casitas de nuestros niños, con sus puertas entreabiertas, las madres, los pequeñuelos semidesnudos, los perros amigos y el penacho de humo del fuego madruguero y eterno.

No repetiré aquí cuanto dijimos y oímos en este primer día de reencuentros. Todo fue hablar y estallar de alegría al comienzo, preguntar sin responder, deambular por uno y otro lado de la escuelita. Después, cuando ya se habían agotado las sorpresas, impensadamente volvimos a hallarnos bajo el mismo techo, ocupando antiguos lugares y comenzamos.

escuela Maestro Iglesias

 

Comenzamos con Platero. Yo les digo que había quedado aquí, en la escuela, esperándonos y, es claro, al principio no me creen, descubren la trampa fácilmente. Pero adentrados en la lectura, ya cambia todo. Veo los ojos claros de Horacio, ya lejos; y Albor, que se aplasta sobre el banco; y los más chicos, Beba, Norma, Abel, Rodolfo, Junco que entre página y página quedan poblados de imágenes, en beatífica comunión de espera.

Me gusta decirles hoy, sin preocuparme demasiado por la edad media de mi auditorio, que es hermoso ser como Platero, suave y tierno por fuera, duro y de acero por dentro. Ellos me comprenden con certeza, porque perciben asombrosamente hasta dónde creo yo todo cuanto digo; y porque no estoy filosofando porque sí, removiendo hojarasca de color, metiendo los índices aburridos de la Moral, sino que les estoy hablando con todo cuanto poseo, desnudo de sinceridad, sonriendo, sufriendo.

Cuando digo que Platero es duro por dentro, Horacio me ayuda: -“Tiene energía”- dice, y aprobamos todos. Después, escriben y dibujan. Antes tengo que ofrecerles algunas imágenes como burritos, y ellos se deleitan, miran como si fueran la primera vez, piensan, hablan. Ricardo pregunta:-“¿Cómo se llamaba el hombre de Platero?”.- Y varios decimos:

– El hombre…

“Tenía por dentro el corazón fuerte, de hierro- escribe Rodolfo y agrega: -En el campo olía las flores con timidez.”

“Con su paso de burro [detengámonos en esto: “su paso de burro”] lleva al hombre hasta el pueblo cercano”- concluye Horacio.

“Los ojos de Platero son negros y brillantes como estrellas- escribe Haydée; pero su humor da un salto, del lirismo a la risa; porque ella es esencialmente así: Después de comer pasto, su postre es una naranja; por eso el burrito es muy barrigón.”

Aquí Ricardo, raíz adentrada de la tierra pampa, como si viniera de don Segundo, habla a su manera:- “Platero es muy entendido. Tiene piel fina y un tranco muy cortito”.

Y Juancito Tarragona, realista insobornable, nos dice finalmente que Platero en el campo se pasaba oliendo las flores, “pero que algo comía…” (…)

ESCUELA 6 M. G.

 

“De familia muy modesta, Luis Fortunato Iglesias, “El Maestro”, nació en Tristán Suárez, Provincia de Buenos Aires, en 1915. Se formó en la Escuela Normal de Lomas de Zamora. En sus primeras experiencias lo mandaron a la “peor escuela de todas”, como docente único: la N° 11 de Tristán Suárez, donde Iglesias se quedó veinte años, llevando a cabo una de las experiencias educativas más interesantes de América Latina. Un libro para leer y releer es “Viento de estrellas”, donde recoge los textos frescos y llenos de gracia de sus chicos. Es que lo que hacía El Maestro con sus alumnos era enseñarles a pensar. El fragmento reproducido fue tomado de otro libro imprescindible: “Diario de ruta” (Editorial Lautaro, Buenos Aires 1963).”

Reseña biográfica de “Lecturas para estudiantes 1. Leer X leer”, Colección dirigida por Mempo Giardinelli, Plan Nacional de Educación, Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, 2004.

maestro iglesias cuadernos

 

  Luis Fortunato Iglesias (Tristán Suárez, 1915- Buenos Aires, 2010) fue maestro, inspector de escuelas, escritor y pedagogo. Combinó su trabajo de educador con la escritura de las experiencias que llevaba adelante con sus alumn@s y compartió su producción pedagógica con colegas del continente y de todo el mundo.

https://udlerlorena.wordpress.com/2013/04/23/luisiglesias/

Luis Iglesias

El domingo 8 de agosto de 2010, a los 94 años, falleció el reconocido educador rural argentino. Creador, innovador y batallador incansable por una educación inclusiva y de calidad, fue varias veces premiado y homenajeado por diferentes organismos nacionales.

Asimismo, dejó una importante obra escrita donde se destacan Diario de ruta: Los trabajos y los días de un maestro rural, Didáctica de la libre expresión y Pedagogía creadora.

Luis Fortunato Iglesias –más conocido como “el maestro Iglesias”– nació en 1915 en Tristán Suárez, provincia de Buenos Aires. En una época en que el país vivía gobiernos conservadores, él se resistió a las imposiciones y desde sus inicios en la tarea docente se mostró mucho más entusiasmado por probar nuevos modelos de enseñanza.

Sus primeras prácticas como docente las desarrolló en el Gran Buenos Aires. Más tarde, fue destinado a la Escuela Rural Nº 11, de Tristán Suárez. Se desempeñó como maestro en una zona tambera, donde los niños trabajaban como boyeros. Allí, “el maestro Iglesias” dictaba clases a alumnos de todos los grados.

Creó herramientas didácticas que nacieron de las necesidades que se le presentaban en el aula. Entre esas innovaciones se pueden mencionar el laboratorio, elementos de multicopia y el museo escolar -en el que los niños participaban activamente-, que era un espacio que permitía conjugar la enseñanza de las ciencias naturales con las ciencias sociales.

Otro de sus aportes pedagógicos fueron los guiones didácticos. Se le entregaba a cada grado un conjunto conformado por material gráfico, fotografías, dibujos, elementos ilustrativos, que incluían preguntas, oraciones inconclusas, entre otras orientaciones para que los niños trabajaran libremente y en forma autónoma.

Los “cuadernillos de pensamientos propios” eran cuadernos personales de cada alumno para escribir y dibujar espontáneamente. Allí los niños podían expresar ideas, sentimientos y experiencias de la vida cotidiana. Luego eran leídos por el maestro, que aportaba su opinión.

A partir de 1958 fue supervisor en la zona de Esteban Echeverría y San Vicente, provincia de Buenos Aires. Luego, fue ascendido a inspector en jefe. Como inspector se preocupó por estimular a los directores de escuela que se distinguían. Brindaba oportunidades de crecimiento y nuevos desafíos. Fue un docente activo, comprometido con su labor y dueño de un espíritu fuertemente democrático y humanista.

Iglesias fue becario de la Unesco y, en 1960, inició en la Universidad de La Plata la primera cátedra universitaria argentina de Organización y Didáctica de la Enseñanza Primaria.

Recibió numerosas distinciones, entre ellas el Premio Konex de Platino de Humanidades, Educación / Maestros (1986), además de ser declarado Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires por el Honorable Concejo Deliberante, en mérito a su trabajo constante de renovación del pensamiento pedagógico y a la creatividad con que llevó adelante su labor docente (1996).

Este texto se puede encontrar con referencias y enlaces completos en http://portal.educ.ar/debates/protagonistas/educacion/murio-luis-f-iglesias.php

 

Anuncios

Acerca de habíaunaveztruz

Me llamo Lorena Udler y vivo en la misma ciudad donde nací, Rosario, Argentina. Soy docente en la escuela primaria pública, trabajé muchos años como maestra de grado y ahora soy directora. Me gusta leer y escribir desde niña. Mi familia me trasmitió el gusto por los libros y las bibliotecas. Cuando empecé a trabajar como maestra, aprendí mucho con mis alumnos y alumnas sobre nuevos textos y otras maneras de crearlos, inventarlos y jugar con ellos. Gracias a los chicxs, en definitiva, mi interés por la literatura aumentó y conocí más autores de la denominada “infantil y juvenil”. Todo esto me entusiasmó y me llevó a estudiar el postítulo de Literatura Infantil de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. La divulgación y la generación de espacios de promoción de lectura es uno de los motores principales de mi trabajo y en este blog. También me gusta mucho cantar y, por esa razón, he incursionado en la interpretación de música popular hace unos años. Todas las expresiones del arte embellecen mi vida. El cine y la plástica también son parte de mi pequeño universo. Así como la idea de que esta belleza necesita de justicia e igualdad de acceso para todxs es uno de los nortes de mi estar y mi hacer.

Un Comentario

  1. Reblogueó esto en habíaunaveztruzy comentado:

    ¡Feliz día Maestr@s!!! El relato del primer día de clases en la primera persona de Luis Fortunato Iglesias, un referente indispensable para la docencia y la pedagogía de este lado del mundo. Compromiso y amor con el enseñar, el aprender y las infancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

habíaunaveztruz

apuntes, comentarios, ideas sobre literatura infantil

La memoria y el sol

LIJ - Ilustración

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: