El mar, la mar

Una inspiración infinita para crecer, para soñar, para ser humanxs. Textos e imágenes de Galeano, Neruda, Ma. Cristina Ramos, Ma. Elena Walsh, Rafael Alberti, García Lorca, David Wiesner y Quino para compartir. 

Mar villa gesell

El mar, mi infancia.

Un lugar que me evoca muchas instantáneas de esa época.

El goce por meterse al agua y jugar en las olas. Desde siempre, con mi hermana perdimos el miedo de ir a “lo hondo”. Ahí estaba lo divertido. Recuerdo cómo esperábamos las olas con mi padre para saltar y flotar sobre ellas. Era feliz suspendida en el agua salada.

El tiempo transcurría de otra manera en la playa: plácido, juguetón. Me parece que pasábamos todo el día allí y tal vez no es lo real, es una percepción. Pasaban muchas cosas y cada quien discurría en lo que surgía: tenderse al sol, ir al agua, hacer castillos de arena, leer, comer sanguchitos o churros, hacer amigos/as del día.

Mi padre se divertía como nosotras, era otro chico. Juntábamos caracoles, atrapábamos cangrejos que guardábamos en un balde, corríamos cuesta abajo por los médanos.

La hora del atardecer, en que la mayoría de la gente se iba, era hermosa. La playa quedaba semi-vacía y ahí armábamos otros juegos: las paletas, el voley, al ahorcado con un palito sobre la arena. Nos poníamos una remera o un buzo, ya refrescaba.

Me acompaña la evocación que se inscribió en mi cuerpo. La sensación en los pies en contacto con la arena, el rumor del mar y la salinidad del aire me abrazan. No hay manera de volver a aquellos lugares sino recordando, dejando esas imágenes flotar en una bruma de momentos de distintos años, diferentes playas.

Ésta es una huella que mi papá ha dejado en mí, indudablemente. Él amaba el mar. Lo había conocido en su adultez y pensaba que nadie debía ser privado de ese conocimiento, que era un derecho que debía cumplirse desde la edad más temprana. Yo acuerdo con eso. Creo que nadie debería quedar excluído de ese maravilloso encuentro con el mar, la mar. Como creo que todos los niños y las niñas merecen esta experiencia  y sigo observando y preguntándome sobre qué marcas traza el mar en ellos. Qué fulgores fugaces suceden. Qué nuevos interrogantes afloran.

  Creo que el mar sigue siendo una cantera, un abrevadero, una inspiración infinita para crecer, para soñar, para ser humanos. Por eso, esta selección de textos e imágenes para compartir con niñxs y jóvenes, como poner el oído en una caracola. Para acercar un poquito más el mar y acompañarlos en el descubrimiento de universos y sueños. 

sirena_ilustracion

En este post:

1) Selección de textos. Eduardo Galeano, Pablo Neruda, Ma. Cristina Ramos, Ma. Elena Walsh, Rafael Alberti, Federico García Lorca y Joan Manuel Serrat.

2) Reseña e imágenes de “Flotante”, de David Wiesner.

3) Viñetas de “Mafalda”, de Quino, de diferentes tomos y años. 

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los médanos, esperando.
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos.
Y fue tanta la intensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
-¡Ayúdame a mirar!

Eduardo Galeano

La función del arte/1 en “El libro de los abrazos”

ayudame a mirar rocío lópez hoyos

Ilustración de Rocío López Hoyos

Aquí una hermosa canción del Dúo Karma inspirada en este texto. Parte del disco “Mundo sonajero”, premio Cubadisco en 2013.

“Pedacito de mar que me consuela.
Pedacito de mar besando arenas.
Toda tu inmensidad dejando huella.
Ayúdame a mirar, ayúdame a mirar.

De tierra adentro soy, de las maderas.
No pude imaginarme que existiera
intensidad de azules que me ciegan.
Ayúdame a mirar, ayúdame a mirar.”

Pablo Neruda mar

Pablo Neruda

El mar

de Pablo Neruda

Necesito del mar porque me enseña:

no sé si aprendo música o conciencia:

no sé si es ola sola o ser profundo
o sólo ronca voz o deslumbrante
suposición de peces y navios.
El hecho es que hasta cuando estoy dormido
de algún modo magnético circulo
en la universidad del oleaje.
No son sólo las conchas trituradas
como si algún planeta tembloroso
participara paulatina muerte,
no, del fragmento reconstruyo el día,
de una racha de sal la estalactita
y de una cucharada el dios inmenso.

Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,
incesante viento, agua y arena.

Parece poco para el hombre joven

que aquí llegó a vivir con sus incendios,

y sin embargo el pulso que subía

y bajaba a su abismo,
el frío del azul que crepitaba,
el desmoronamiento de la estrella,
el tierno desplegarse de la ola
despilfarrando nieve con la espuma,
el poder quieto, allí, determinado
como un trono de piedra en lo profundo,
substituyó el recinto en que crecían
tristeza terca, amontonando olvido,
y cambió bruscamente mi existencia:
di mi adhesión al puro movimiento.

pablo-neruda-e-matilde-urrutia-isla-negra-cile

Pablo Neruda y Matilde Urrutia en Isla Negra, Chile

pablo neruda

María Cristina Ramos

Decir

El mar quiere decirle
secretos a la arena;
prepara en las orillas
sus voces más serenas.

Pero se calla,
pero se apena.

El mar quiere acercarle
cien collares de espuma
y las escamas dulces
que le deja la luna.

Pero se calla,
pero se abruma.

El mar se esconde entonces
en una caracola
y susurra, apenitas,
un silencio de ola.

de su libro “La luna lleva un silencio”

39-Mireya Maralma mar

Cangrejos

Un cangrejo era de luna

y era el otro de coral.
El primero hilaba un hilo
en la orilla de la mar,
-un largo hilito de niebla
que juntaba al caminar-.

El de coral se encendía
en los silencios del mar,
y en los eclipses de luna
contaba su soledad,
-la contaba en moneditas
hechas de vidrio cristal-.

Cruzaron cielos y mares
busca que te buscarás.
Paso de luna en el aire,
paso de espuma en la mar.

Los dos miraban su sombra
que caminaba a la par,
por ver si alguna otra sombra
se acercaba a conversar.

Pero nunca se encontraron,
nunca en el mundo real,
aquel cangrejo de luna
y el cangrejo de coral.

Ahora, juntas por la arena,
dos sombras se ven cruzar.
Una sombrita es de luna;
otra sombra, de coral.

María Cristina Ramos
“Romances y otros amores”

tapa_elmardevolverteaver_OUT

Ilustración de Federico Combi para “El mar de volverte a ver”, de Ma. Cristina Ramos

ayayay de los cangrejos

De “El mar de volverte a ver”

 María Cristina Ramos es una autora argentina nacida en 1952, que reside en Neuquén. Ha publicado una obra extensa de poesía y narrativa, entre la que se cuentan “Maíces del silencio”, “La luna lleva un silencio”, “El mar de volverte a ver”, “Del amor nacen los ríos”, “Papelitos” y “Azul la cordillera”, entre muchos otros. “La producción de María Cristina Ramos tiene como rasgo fundamental la recreación de la voz y el pensamiento de la infancia. Minuciosa en la elección de la palabra poética, enlaza con hilos sutiles la espontaneidad del habla cotidiana de los niños con la profundidad de su decir poético que levanta vuelo y construye escenarios fantásticos en espacios poco visitados por los habitantes de las grandes ciudades. La naturaleza participa y brinda credibilidad a la narración porque el discurso se nutre de aire fresco, de charquitos, de montañas, de árboles frondosos.” (Lidia Blanco en “María Cristina Ramos, una escritura en favor de la infancia”)

maria_cristina_ramos_ganadora_premio_sm_literatura_infantil_juvenil

María Cristina Ramos

María Elena Walsh

“El mar”

Si el mar fuera una enorme naranjada

yo probaría media cucharada,

pero como es de avena

lo dejó allí en la arena,

porque la sopa no me gusta nada.

de “El reino del revés”

 

24431-maria_elena_walsh

Fotografía de Sara Facio

“Canción del pescador”

 Pez de platino,
fino, fino,
ven a dormir en mi gorro marino.

Perla del día,
fría, fría,
ven a caer en mi bota vacía.

Un delfín
que toque el violín
voy a pescar con mi red marinera,
y me espera
para bailar,
loca de risa, la espuma del mar.

Feo cangrejo,
viejo, viejo,
ven a mirarte el perfil en mi espejo.

Flaca sirena,
buena, buena,
ven a encantar mi palacio de arena.

(Señora foca,
loca, loca,
venga a tocar el tambor en la roca.

Pícara ola,
sola, sola,
ven a jugar con tu traje de cola.)

Las estrofas entre paréntesis aparecen sólo en la versión del EP Tutú marambá.

 “Canción del pescador” en el minuto 4:30 del maravilloso disco “Canciones para mirar”

https://www.youtube.com/watch?v=YxKt1XZcBQs

Rafael Alberti  

“El mar. La mar”

 

El mar. La mar.

El mar. ¡Sólo la mar!

¿Por qué me trajiste, padre,

a la ciudad?

¿Por qué me desenterraste

del mar?

En sueños, la marejada

me tira del corazón.

Se lo quisiera llevar.

Padre, ¿por qué me trajiste

acá?

Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!

de “Marinero en tierra” (1924)

rafael alberti 2

 Federico García Lorca  

“Caracola”

A Natalia Jiménez

Federico García Lorca Poesía, Caracola

Me han traído una caracola.

Dentro le canta
un mar de mapa.
Mi corazón
se llena de agua
con pececillos
de sombra y plata.

Me han traído una caracola.

Mediterráneo –Joan Manuel Serrat

Quizá porque mi niñez
sigue jugando en tu playa,
y escondido tras las cañas
duerme mi primer amor,
llevo tu luz y tu olor
por donde quiera que vaya,
y amontonado en tu arena
guardo amor, juegos y penas.

serrat mediterráneoYo,

que en la piel tengo el sabor

amargo del llanto eterno,

que han vertido en ti cien pueblos
de Algeciras a Estambul,
para que pintes de azul
sus largas noches de invierno.
A fuerza de desventuras,
tu alma es profunda y oscura.

A tus atardeceres rojos
se acostumbraron mis ojos
como el recodo al camino…
Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
Tengo alma de marinero…

¿Qué le voy a hacer, si yo
nací en el Mediterráneo?

Y te acercas, y te vas
después de besar mi aldea.
Jugando con la marea
te vas, pensando en volver.
Eres como una mujer
perfumadita de brea
que se añora y que se quiere
que se conoce y se teme.

Ay…

Si un día para mi mal
viene a buscarme la parca.
Empujad al mar mi barca
con un levante otoñal
y dejad que el temporal
desguace sus alas blancas.
Y a mí enterradme sin duelo
entre la playa y el cielo…

En la ladera de un monte,
más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.
Mi cuerpo será camino,
le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista…

Cerca del mar. Porque yo
nací en el Mediterráneo…

Reseña de “Flotante” 

Autor: David Wiesner

Editorial Océano Travesía

00-FlotanteTapa-300x226

  Las viejas cámaras fotográficas pueden guardar historias en su interior. Un rollo sin revelar durante décadas es una narración y una cronología entera. Sólo hace falta ver, abrir los ojos ante el asombro y descubrir un misterio. Y lo mejor que tienen los misterios es su posibilidad de develarlos y compartirlos.

  El libro del estadounidense Waisner no tiene palabras, casi ninguna, porque no le hacen falta. Tiene misterios, eso sí. Las imágenes cuentan por sí solas dos historias: una cronológica y otra fantástica. Una cámara de cajón como las que se usaron en la primera mitad del siglo XX nos incita a dar un salto o a dejarnos caer o a hundirnos en la infancia y en el océano, en los mundos que evocan estos dos mundos. Ciudades en los caparazones de las tortugas marinas, tritones, hipocampos y extraterrestres, escenas familiares de los pulpos, albatros mensajeros, pingüinos y ballenas, islas que no son islas o que sí son. Y niños, niños que se trasmiten un secreto entre niños como los únicos capaces de comprender un código, la encriptada clave de la fantasía.

  Flotante es un intervalo, un lapso en la vida que se abre con una página suave con la textura de la arena y que recorta en el tiempo y en el espacio el relato de unas vacaciones en la playa. Es el recorrido de un mensaje con destinatario siempre incierto, siempre niño o niña que nos busca.

Hernán Boeykens

Revista “Sacapuntas en la escuela”, Año 6, Nro. 11/ Junio 2013.

flotante

14-Arroja Flotante

flotante david-wiesner_3_1740428

flotante 2

flotante 1

Flotante_14

Mafalda, el mar y la playa

Quino nos cuenta a través de las viñetas las vacaciones de Mafalda y su familia en la costa argentina. Aparecen las vivencias propias de una niña y su familia de clase media con todas las reflexiones que aquella se/les plantea a los adultos, siempre con sus cuotas esenciales de humor y crítica social. Aparecen muchos tópicos en el escenario de la playa: el juego con las olas, el hijito a casette, lo “sexy”, los vecinos incómodos, qué hay del “otro lado”, los castillos de arena, las vacaciones y las clases sociales (la viñeta sin palabras, con Manolito en el piletón del patio es genial), las marcas multinacionales de la época, los cuerpos humanos y su desnudez, un adelanto ecologista respecto a la suciedad en la playa y el mar,  el lenguaje político, filosófico, aunque el psicoanalítico. Un festín de Mafalda en el territorio atlántico, de la mano del Maestro Joaquín Salvador Lavado, Quino, a poco más de 50 años de la creación de su criatura. el indeciso mafalda

Mafalda16_20120906_437172

Mafalda41_20120914_733988

Mafalda81_20120904_909092Mafalda42_20120914_720494

splash neurótico mafalda

mafalda_cassette

Mafalda24_20120626_342228

1203470146_f mafalda y el mar

mafalda y el mar cable de ult momento

QuinoAfrica mafalda

4652994377_435743ca9a cangrejo y mafalda

Mafalda94_20130115_164891

4653614802_86730ea17c_z mafalda playa

mafalda 1_la playa

mafalda1 sexy

mafalda cuerpo de mamá en la playa

playa, Mafalda, gente1236015881574_f arena guille y papá

Dibujo4 sol mafalda

sol mafalda 2

mafalda y la playa

vacaciones manolito

Anuncios

Acerca de habíaunaveztruz

Me llamo Lorena Udler y vivo en la misma ciudad donde nací, Rosario, Argentina. Soy docente en la escuela primaria pública, trabajé muchos años como maestra de grado y ahora soy directora. Me gusta leer y escribir desde niña. Mi familia me trasmitió el gusto por los libros y las bibliotecas. Cuando empecé a trabajar como maestra, aprendí mucho con mis alumnos y alumnas sobre nuevos textos y otras maneras de crearlos, inventarlos y jugar con ellos. Gracias a los chicxs, en definitiva, mi interés por la literatura aumentó y conocí más autores de la denominada “infantil y juvenil”. Todo esto me entusiasmó y me llevó a estudiar el postítulo de Literatura Infantil de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. La divulgación y la generación de espacios de promoción de lectura es uno de los motores principales de mi trabajo y en este blog. También me gusta mucho cantar y, por esa razón, he incursionado en la interpretación de música popular hace unos años. Todas las expresiones del arte embellecen mi vida. El cine y la plástica también son parte de mi pequeño universo. Así como la idea de que esta belleza necesita de justicia e igualdad de acceso para todxs es uno de los nortes de mi estar y mi hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

habíaunaveztruz

apuntes, comentarios, ideas sobre literatura infantil

La memoria y el sol

LIJ - Ilustración

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: