La oveja negra

La oveja negra vista desde la perspectiva de la crítica y el humor, por Augusto Monterroso y Patricia Suárez. También en la poesía y en la historia de nuestro continente: a través de la canción de Silvio Rodríguez y la sencillez de los versos de Marcelo Gelman, citado por su padre, el escritor Juan Gelman.

Textos para colgar interrogantes, disfrutar, reflexionar y emocionarse.

 

La oveja negra -de Augusto Monterroso

En un lejano país existió hace muchos años una oveja negra.

Fue fusilada.

Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

De “La oveja negra y demás fábulas”, Augusto Monterroso,

Joaquín Mortiz, México, 1969

Alfaguara, Madrid, 1997. Segunda edición, 1998.

dedicados_monterroso_oveja

Los problemas de la oveja negra (fragmento)

Patricia Suárez

La Oveja Negra tenía 17 hermanas: todas eran blancas. Las 17 le hacían ascos a  la Oveja Negra, no les importaba que fuera su hermana. Las 17 eran un poco crueles. Porque la Oveja Negra era bonita, con su mullido vellón azabache, sus ojos oscuros como la noche, y unas patitas que parecían medias cancán de red con mucho firulete. oveja-negra

También era muy simpática, con lo cual se contradecía con aquel supuesto de mala fama que tienen desde largo tiempo atrás las ovejas negras. No incitaba a sus compañeras a hacer el daño: ni siquiera por pura diversión, como se supone que hacen desde siempre las ovejas negras. No obstante, el perro pastor que ya era muy anciano, veía a la Oveja Negra y le parecía que estaba viendo a Drácula. Decía que la Oveja Negra cuando comía pasto lo arrancaba de cuajo y el pasto aullaba con voz de niño recién nacido; o que cuando el resto del rebaño dormía iba la Oveja Negra y susurraba en sus orejas chismes y maldades obre las demás; o que a los corderos les aconsejaba que se hicieran amigos del lobo, alegando que era una criatura de las praderas como cualquier otra…¿Por qué el perro pastor creía en estas infamias? Porque de joven había conocido una verdadera Oveja Negra. Sí. Y sucedió lo imposible: se enamoraron. Cómo el perro tuvo un romance con la antigua Oveja Negra, la que trabaja en la whiskería, es una historia que contaré después, a su debido tiempo. O tal vez en otro libro, Porque este libro pertenece exclusivamente a las aventuras de la Oveja Negra.

oveja-negra-l-w3givu

Nuestra Oveja Negra, en cambio,era alegre y hasta se reía cuando balaba y cuando no balaba se reía pero para adentro. Bailaba salsa y su sueño de verdad era ganar el Gran Campeonato de Salsa para Bichos de Granja. Hablaba tres idiomas: ovejo, comadrejo y portugués. Escribía a máquina rapidísimo con dos pezuñas solas. Si ella hubiera querido, en un chasquear de dedos la contrataban de secretaria ejecutiva. Pero ella no quería ser secretaria, quería ser bailarina. Era una oveja salsera. Así como lo oyen.

Sin embargo, ninguna de las virtudes de la Oveja Negra hacía que sus hermanas la vieran con buenos ojos.

-Que se embrome por ser negra- decía la oveja número 1, la capitana.

-Hasta si fuera color café con leche, yo le tendría cariño. ¡Pero negra! No puedo, no puedo. ¡Y esa manía por el baile! ¡Me pone el vellón de punta! – aseguró la 12.

Patricia Suárez.

De “Piedra Libre”, Editorial Desde la gente, 2006.

en “Cuentos para seguir creciendo”, recopilación de Mempo Giardinelli, M. E, 2007, Eudeba.

Dice Silvio Rodríguez sobre su creación: “Una canción que hice hace muchos años y que tiene que ver con el Che polémico, poca gente quizás sepa, algunos amigos. Se la dediqué al Che no sólo antiimperialista, sino también al Che que tenía ideas renovadoras dentro del mismo movimiento revolucionario” 

La oveja negra [Silvio Rodríguez] 

Se ha perdido la oveja negra

se me ha ido para las piedras
a ese pasto que queda arriba
de la montaña cerca del sol
o estará buscando una oveja de su color
Se ha perdido una oveja.
Es la misma oveja oscura que de noche
no se ve bajo los rayos de la luna.
Es la misma que se atora en los barrancos.
Es la misma que anteayer maldijo el cura.ernesto-che-guevara-81

Ahora es la maldición de mi rebaño.
Ahora es la incertidumbre de mis hijos.
Ahora es cuanto hay de triste en estos años
porque el padre por su boca la maldijo.
Se ha perdido una oveja.

La mañana vendrá temprano
estaré para echarle mano
romperé con su mal ejemplo
para el rebaño que manda Dios,
porque el pasto de mis ovejas lo siembro yo.
Se ha perdido una oveja.

En “Bajo la lluvia ajena (notas al pie de una derrota)”, escrito en Roma en mayo de 1980,el poeta Juan Gelman cuenta sobre un viaje clandestino que realiza a Argentina en el 78′. En ese retorno, se encuentra con unos versos mínimos, terribles y hermosos de su hijo Marcelo, desaparecido dos años atrás:

“(…) El restorán donde mi hijo escribió un poema sobre el mantel de estraza, este poema:

La oveja negra

pace sobre el campo negro

sobre la nieve negra

junto a la ciudad negra

donde lloro vestido de rojo

(…) “
Anuncios

Acerca de habíaunaveztruz

Me llamo Lorena Udler y vivo en la misma ciudad donde nací, Rosario, Argentina. Soy docente en la escuela primaria pública, trabajé muchos años como maestra de grado y ahora soy directora. Me gusta leer y escribir desde niña. Mi familia me trasmitió el gusto por los libros y las bibliotecas. Cuando empecé a trabajar como maestra, aprendí mucho con mis alumnos y alumnas sobre nuevos textos y otras maneras de crearlos, inventarlos y jugar con ellos. Gracias a los chicxs, en definitiva, mi interés por la literatura aumentó y conocí más autores de la denominada “infantil y juvenil”. Todo esto me entusiasmó y me llevó a estudiar el postítulo de Literatura Infantil de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. La divulgación y la generación de espacios de promoción de lectura es uno de los motores principales de mi trabajo y en este blog. También me gusta mucho cantar y, por esa razón, he incursionado en la interpretación de música popular hace unos años. Todas las expresiones del arte embellecen mi vida. El cine y la plástica también son parte de mi pequeño universo. Así como la idea de que esta belleza necesita de justicia e igualdad de acceso para todxs es uno de los nortes de mi estar y mi hacer.

  1. Leila de Oña

    Me movilizó mucho la de Monterroso. ¡Gracias para compartir!

  2. estoy buscando el cuento completo de patricia suarez : “los problemas de la oveja negra”, si alguien me ayuda se lo agradeceria ya que no lo pude encontrar. mi mail: rosa_blanca92@hotmail.com

  3. Carolina: Me parece que el cuento completo no está disponible en la web. Creo que tampoco se ha vuelto a editar. Hay que revolver en alguna biblioteca o librería de ediciones viejas, el ejemplar “Piedra Libre”, de Ediciones Desde la Gente (2006). Si vivís en Argentina, también se me ocurre que podés encontrarlo en cualquier sede del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, ya que la editorial mencionada pertenece a esa entidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

habíaunaveztruz

apuntes, comentarios, ideas sobre literatura infantil

La memoria y el sol

LIJ - Ilustración

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: